Instalaciones térmico-solares

Agua caliente, calefacción y piscinas climatizadas

Los sistemas termosolares transforman la energía solar en calor para obtener agua caliente doméstica y sanitaria, para alimentar de calor las calefacciones y para climatizar piscinas.

También se puede utilizar para calentar todo tipo de fluidos.

El agua hay que mezclarla con anticongelante: glicol es el más utlizado.

Básicamente hay dos tipos de instalaciones térmico-solares, de circuito abierto o cerrado.

Instalaciones termosolares de circuito cerrado

Es la más común.

En este sistema el agua no pasa por el colector o placa solar.

Hay dos opciones:

  • De circulación natural o flujo por termosifón: el acumulador va por encima del colector y no consume energía eléctrica. Los trabajos de instalación son sencillos. El agua siempre debe llevar anticongelante
  • De flujo forzado: los paneles soñares se disponen por encima del acumulador. El agua pasa directamente por la placa o colector solar. Ideal para piscinas aunque hay que estar muy atentos a la corrosión, la obstrucción de los tubos y que su funcionamiento se resiente a bajas temperaturas. No obstante, es eficiente y ecológico. Perfecto para instalaciones grandes o medianas. El acumulador, de 300 a 500 kilos de peso, puede colocarse en el interior de la vivienda. El agua fluy por dos circuitos, uno de agua fría y otro caliente, con un intercambiador para sus distribución a distintos usos domésticos

Las válvulas y electroválvulas (de corte, llenado, vaciado y purga) son especiales para soportar altas temperaturas y evitar la contaminación del agua potable.

Por término medio, una vivienda de 100 metros cuadrados necesitará de 4 a 6 placas solares, un termosifón de 300 litros y sistema de calefacción de suelo radiante. Con una instalación termsolar adecuada el agua caliente es totalmente gratuita y el coste de calefacción puede reducirse hasta en un 40 por ciento de la factura habitual.

Climatizar una piscina normal de chalet precisará de la instalación de 12 a 20 paneles solares térmicos.

Recomendaciones profesionales

  1. Atención especial a las uniones entre tubos, válvulas de seguridad y placas solares
  2. Instalar bombas de circulación de calidad para que el agua fluya con regularidad entre los circuitos y los acumuladores
  3. Las válvulas de seguridad hay que revisarlas periódicamente
  4. Es aconsejable activar un sistema de gestión y control de toda la instalación termsolar
  5. Los vasos de expansión son un elemento fundamental de los circuitos: deben dilatarse de forma flexible para soportar temperatutas del agua variables y extremas
  6. Elige acumuladores de agua fabricados con material anticorrosivo
  7. Las pruebas de estanqueidad impiden que entren en los circuitos partículas externas que pueden ser potencialmente nocivas para la salud humana
  8. Purga a menudo los tubos para eliminar bolsas de aire
  9. Ajusta cada cierto tiempo el caudal y la presión del agua

En DC Solar somos expertos en instalaciones termosolares.

Ir arriba