Autoconsumo directo

Para generar electricidad de consumo directo en tu vivienda a partir de la energía solar necesitas los siguentes elementos:

  • Placas o paneles solares de 60 a 72 células
  • Microninversores o un inversor central
  • Cableado y estructuras para soportar la instalación fotovoltaica

En condiciones normales, tu instalación estará lista y a pleno funcionamiento en uno o dos días. Como mucho, tres.

Ya tienes lo que tu hogar necesita para ahorrar en la factura de la luz. Y, además, tendrás energía limpia, verde y ecológica que no contamina el medio ambiente ni emite gases tóxicos al aire que cada día respiramos todos y todas. El calentamiento global, el cambio climático, tu salud y tu bolsillo te lo agradecerán toda la vida.

Antes de decidise por la energía solar, todo son dudas e interrogantes. DC Solar responde.

¿Qué instalación le viene bien a mi vivienda?

Hay muchos factores y variables a considerar. Cada vivienda tiene su propia solución.

Para que te hagas una idea aproximada te ofrecemos las siguientes pistas.

Según tu factura de la luz actual:

  • Pago menos de 50 euros al mes, entonces necesitarás de 3 a 4 placas solares
  • Mi factura oscila entre los 50 y los 100 euros mensuales: entre 5 y 10 paneles puede ser suficiente
  • ¡Pago más de 100 euros al mes! En en este supuesto debes pensar en instalar más de 10 placas solares

Ten presente que estos baremos son orientativos.

Otra forma de calcular tus necesidades reales es con tu consumo anual. Por ejemplo:

  • Consumo menos de 2.000 Kw/h. Tal vez con 2/4 placas tengas bastante
  • Mi consumo está entre 2.000 y 5.000 Kw/h: lo apropiado será instalar entre 5 y 8 paneles
  • ¡Consumo por encima de los 5.000 Kw/h! Tu vivienda necesita más de 10 placas solares

Aunque sea de manera aproximada apunta esta relación: una vivienda unifamiliar necesitará 3 paneles solares de 320 W de potencia cada uno por cada 2.000 Kw/h de consumo anual. Eso sí, en un estuduo detallado hay que contemplar diferentes factores individuales: clima frío, cálido o templado, inclinación del tejado, estructuras de apoyo, cableado, rendimiento y resistencia de las placas, periodos de amortización, etc.

Existen en el mercado tres tipos de placas solares: fotovoltaicas, térmicas e híbridas. Ahora te vamos a hablar solo de las primeras, que se comercializan de tres clases diferntes:

  • Monocristalinas: las más eficientes
  • Policristalinas: las más instaladas
  • Amorfas: las más baratas

Monocristalinas

Se fabrican en silicio con una pureza muy alta, presentan bordes redondeados y tienen color negro. Óptimas para instalar en áreas geográficas frías y nubladas. Su rendimiento es superior en un 25 poe ciento a otros paneles fotovoltaicos.

Policristalinas

El silicio es menos puro que en las monocristalinas y su elaboración lleva menos tiempo. Son de color azul oscuro. Indicadas para zonas cálidas y templadas.

Paneles amorfos

Su fabricación es compuesta: silicio y acero. Ocupan el doble de espacio en el tejado que las mono o policristalinas. Son máa asequibles pero encarecen los proyectos al precisar estructuras de mayor consistencia y cableados más largos.

La duración estimada de una buena placa solar es de 25/30 años, aunque su vida útil, con un mantenimiento y uso adecuados, puede alcanzar los 40 años a un rendimiento más que aceptable.

Una placa solar ocupa hasta 2 metros cuadrados de superficie.

Micronversores o inversores centrales

Los inversores trasnforman la corriente continua captada por los paneles solares en corriente alterna de comsumo directo en tu hogar.

Para entendernos, la corriente alterna es la electricidad que sale de los enchufes de tu vivienda. Dicho de otra manera, los inversores convierten la luz solar en energía eléctrica de uso cotidiano y doméstico.

Hay microinversores individuales o conectados a 2/4 paneles e inversores centrales de conexión a la red que controlan en serie toda tu instalación solar.

El inconveniente de los inversores centralizados es que un fallo en un solo panel afecta al funcionamiento de todo el sistema. Los microinversores optimizan el rendimiento completo de tu instalación y un fallo en un panel individual no repercuete negativamente en el rendimiento de los otros.

Pide consejo a profesional. No decidas por recomendaciones de oídas ni por opiniones de personal no autorizado o con escasa experiencia en el sector.

¿Vendo mi energía solar excedente?

Tienes dos opciones básicas: consumir toda tu producción o vender tus excedentes a las compañías de luz convencionales.

Si tus excedentes son inferiores a 100 Kw/h puedes recibir una compensación y si son superiores puedes venderlos según baremos oficiales.

En cualquier caso, siempre ganas: tu factura de la luz será mucho más baja y, además, puedes obtener ingresos extras.

Tejados

En el tejado de tu vivienda se instalarán las placas solares. Además de la orientación correcta de loa paneles para optimizar el mayor aprovechamiento de la radiación solar, la inclinación de los tejados es otro factor fundamental a tener en cuenta.

Se considera que hay cuatro tipos de tejados, a saber:

  • Plano: 0-5 por ciento de inclinación
  • Semiplano: 5-25 por ciento
  • Regular: 25-35 por ciento
  • Inclinado: más del 35 por ciento

Todo profesional debe conocer este dato para una colocación correcta de las placas solares. Si este factor no se tiene en cuenta el rendimiento de tu instalación será deficiente.

La superficie total del tejado es asimismo un dato muy importante. Cada placa ocupa entre 1,5 y 2 metros cuadrados.

Contrata siempre profesionales de acreditado prestigio. No te dejes llevar por opiniones de “personas expertas” ajenas al sector de la energía solar.

Habla con DC Solar. Despeja dudas. Online o cara a cara. De tú a tú siempre es mejor, pero nos adaptamos a lo que tú quieras y necesites.

Ir arriba